Con la instalación de la mesa de concertación entre el Gobierno, los empresarios y las centrales obreras, se inició en firme la discusión para subir el salario mínimo del 2024 en medio de la desaceleración económica y la todavía alta inflación, que a octubre llegó a 10,48 anual.

“Necesitamos hacer nuestros mayores esfuerzos para contribuir al país en este escenario de hostilidad. De parte del Gobierno y del ministerio, venimos a la mesa con una mente abierta para poder contribuir y avanzar”, señaló la ministra del Trabajo, Gloria Inés Ramírez.

Ante este contexto, los gremios piden que el aumento sea moderado para no afectar a los hogares, sobre todo, a los más vulnerables, que son los que más poder adquisitivo han perdido a lo largo del año.

“Entendemos la responsabilidad que tenemos en estos momentos frente al país. Este ha sido un año complejo desde el punto de vista de la inflación y del desempleo. Esperamos tomar la mejor decisión”, señaló Bruce Mac Master, presidente de la Andi.

Por su parte, Fabio Arias, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), dijo que harán el mejor esfuerzo para poder llegar a un acuerdo.

“No nos negamos a la concertación. La reactivación económica requiere que lleguemos a acuerdos frente a las tasas de interés y al salario mínimo”, aseguró. 

Hay que recordar que la base técnica usual para la negociación en el ajuste del salario mínimo es la inflación del año en curso y la evolución de la productividad.

Hasta el momento, las proyecciones indican que en 2023 el incremento del Índice de Precios al Consumidor cerrará cerca del 10 por ciento, que es más de tres veces la inflación meta de largo plazo (3 por ciento).

En concreto, lo que espera el ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, es que la inflación cierre el año en 9,7 por ciento.

El ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, espera que la inflación cierre el 2023 en 9,7 por ciento 

A ese hipotético piso tocaría sumarle el dato de productividad, que dará a conocer el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane). Según los analistas, esta sería una cifra baja.

“Lo más sensato sería un aumento mesurado teniendo en cuenta estos factores. No se puede desconocer que hay múltiples factores que están indexados a esta alza, como son el costo del transporte, los arriendos, servicios públicos, entre otros. Esto significa que lo que aumente el salario, aumentarán los mencionados, generando una mayor presión al bolsillo y no un incentivo o incremento real en el poder adquisitivo de los colombianos”, dijo María Claudia Lacouture, presidenta de la Cámara de Comercio Colombo Americana (AmCham Colombia).

Para el 2023, el alza del mínimo fue de 16 por ciento hasta los 1’160.000 de pesos. Adicional a ello, el auxilio de transporte aumentó otro 20 por ciento, hasta los 140.606 pesos. En total, la suma es de 1’300.606 pesos.

Según analistas de Bancolombia, el mínimo del 2024 podría subir un 12 por ciento y llegar a 1’300.000 pesos. Esto sería resultado de que en la discusión de este año se tome la referencia de inflación anual con corte a noviembre —que anticipan que sería de 10,2 por ciento—, a lo que suman un aumento de la productividad total de los factores (PTF) de 0,8 por ciento (promedio de los últimos cinco años) y un excedente cercano a 1 por ciento —un valor que se ubica en la parte baja del rango histórico ante la consideración de la necesidad de mantener las presiones—.

En el encuentro, la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Salariales también reactivó la Subcomisión de Empleo y Empleabilidad que se creó hace un año y habló de promover el proceso para la ratificación del convenio 190 con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre acoso laboral y violencia contra las mujeres.

Reforma laboral paralela

Como la discusión del alza del salario mínimo se cruzará con el debate de la reforma laboral en el Congreso, Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco, propuso posponer este último.

“No es procedente discutir una laboral que no ha sido concertada en paralelo a la discusión del incremento del salario mínimo”, afirmó Cabal en una carta dirigida a cada uno de los miembros de la Comisión VII de la Cámara de Representantes.

Para el vocero de los comerciantes, las consecuencias que esta reforma trae en materia de incremento de costos laborales, eliminación del derecho colectivo y la rigidez en la contratación, entre otras, podrían ubicar a los empresarios en un difícil escenario con un aumento en sus costos laborales, entre 30 y 40 por ciento, para 2024.

¿Cómo es el proceso para determinar el alza?

La mesa de negociación empieza esta semana y el 15 de diciembre es el primer plazo para llegar a un acuerdo.

En caso de que no se logre un alza concertada entre el Gobierno, los empresarios y los trabajadores, seguirían las sesiones extraordinarias y el 30 de diciembre sería la fecha máxima para expedir y publicar el decreto de fijación del salario mínimo y el auxilio de transporte.

Este será el cronograma:

– 30 de noviembre: Dane dará a conocer el dato de desempleo
– 1 de diciembre: reunión  para hablar sobre el dato de productividad.
– 4 de diciembre: reunión para hablar sobre el mercado laboral y el contexto macroeconómica
– 7 de diciembre: Dane dará a conocer la cifra de inflación de noviembre
–  11 de diciembre: se analizará la inflación y el PIB a cargo del Dane y la proyección del IPC por parte del Banco de la República
– 12 de diciembre: las partes presentarán las propuestas para subir el mínimo
– El 13 y el 14 de diciembre: jornadas de concertación
– 15 de diciembre: último día para tomar una decisión concertada

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here