Tras casi seis meses de discusiones en la Cámara de Representantes, el martes 5 de diciembre fue aprobada el proyecto de ley 339, con el que se busca reformar el sistema de Salud en Colombia, donde se aprobaron 133 artículos que propuso el Gobierno Nacional y se eliminaron 10 de su propuesta inicial.

Precisamente, en los debates de las últimas tres semanas se debatieron los más controversiales, donde el Ejecutivo se anotó varias victorias como lograr que las Entidades Promotoras de Salud (EPS) no se encarguen del pago a hospitales y clínicas, entre otros.

No obstante, en el último debate que se realizó el martes, que duró seis horas, finalmente no se aprobó el polémico artículo 42, con el que se facultaba a los gobernadores y alcaldes para nombrar a los directores de instituciones de salud públicas.

La propuesta perdió con 66 votos en contra y 53 a favor, luego de las denuncias de que este mecanismo que proponía el Gobierno Petro incentivaría el clientelismo y era una forma de dar mermelada a los representantes del Partido Liberal que acogieron el proyecto, explicaron en el periódico El Tiempo.

Otra de las derrotas, en la última discusión, fue la eliminación del artículo 128 con el que el presidente, Gustavo Petro, iba a contar con facultades extraordinarias para capitalizar a la Nueva EPS, que es del Estado, reseñaron en el diario de economía Portafolio.

En contraste, sí pasaron los artículos 122 y 123, con 99 votos a favor y 23 para desaprobarlos, los cuales requerían de mayoría absoluta por su carácter estatutario y con los que se avalaron las consultas previas para concertar, por ejemplo, con las comunidades indígenas y sus sistemas de salud ancestrales, igualmente con las afrodescendientes, raizales, palenqueras y Rrom, agregaron en El Tiempo.

Pero la victoria más contundente para el Gobierno nacional se dio la semana pasada, cuando aprobaron de los artículos 55, 56, 66, 67, 69, 72 y 75 que garantizan que los recursos para el pago a la Instituciones Prestadoras de Salud (IPS) los gire directamente el Estado a través de la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (Adres).

“Va a ser el pagador único del sistema, como hizo Corea del Sur, con un sistema único y un pagador único para todos los prestadores privados; pero no va a auditar las cuentas ni los servicios. Solo es el banco, solo es el pagador”, afirmó el director de la entidad, Félix León Martínez.

En ese orden, el Gobierno también logró que las EPS se conviertan en “Gestoras de vida y salud” como se establece en el proyecto a través de los artículos 48, 49, 50, 52, 53, 54, 71, 125, 130 y 131. De esta forma las EPS tienen un plazo de dos años para definir su transformación en Entidades Gestoras de Salud y Vida (EGSV), si el proyecto se convierte en ley.

Además, le avalaron al Ejecutivo los denominados Centros de Atención Primaria en Salud (Caps), con los que se proyecta por cada 25.000 habitantes se cuente con uno de estos lugares que se consideran como la puerta de entrada al sistema y cuyos servicios los prestará as Redes Integrales e Integradas de Servicios de Salud (Riiss), informaron en el periódico El Colombiano.

Agregaron, que lo que estipula el proyecto con los CAPS es que los ciudadanos se afilien al que se encuentre más cercano a su hogar y los remitan en caso de que requieran atención especializada. Este sería uno de los pilares fundamentales de la reforma, como la contemplan en el Gobierno nacional.

Lo que sigue ahora para este proyecto de ley, por la que se ha jugado su gobernabilidad el presidente Petro, es su discusión en el Senado, que iniciará su trámite en la Comisión Séptima.

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here